La voz como herramienta de trabajo

On 23 mayo, 2012 by elixabete
Comentar Aqui
Gracias por tus comentarios

Como intérpretes, una de nuestras principales herramientas de trabajo es la voz, pero muchos de nosotros no la cuidamos como merece o no le prestamos la suficiente atención. Como siempre, no nos damos cuenta de lo que tenemos hasta que lo perdemos.
Hace unos años decidí, por fin, ir al médico para que me dijese por qué solía quedarme con la voz bastante tocada, es decir, disfónica (Hay una gran diferencia entre ‘Afonia‘ y ‘disfonia‘, la primera es la perdida total de la voz, mientras que la segunda es la perdida parcial). Lo que el médico descubrió es que tenía dos quistes instalados en mis cuerdas vocales, uno en cada lado.
 
Como, al parecer, se puede vivir con un quiste, e incluso con dos, lo primero que intenté fue cuidar mi voz y acudir a rehabilitación con una logopeda. Aunque me ayudó mucho no conseguí solucionar el problema y tuve que pasar por quirófano, lo cual me trajo muchísimos problemas de voz a posteriori, esta vez de disfonía y afonía, todo junto.
 
Tras mucho esfuerzo por mi parte y por la de Olatz, mi logopeda, conseguí solucionar el problema, aunque aún considero que sigo teniendo ligeros problemas de voz.
 
Evidentemenete, si tenemos un problema con nuestra voz, lo correcto es acudir a profesionales, pero a veces con unos pocos cuidados podemos evitar estos problemas. En el centro de logopedia al que fui me dieron algunos consejos sobre como cuidar mi voz:
 
- No fumar: Por supuesto, este es el primer consejo y el que todos ya sabemos. También sabemos que es fácil de decir y difícil de hacer, pero es lo que más afecta a nuestra voz.
 
- No beber bebidas demasiado frias: El frío daña mucho la garganta, por lo tanto es preferible beber sin hielo, no comer helados… 
 
- No carraspear: Alguna vez a todos nos ha fallado la voz y hemos probado que carraspeando un poco nos vuelve a salir. Esto es muy dañino para la garganta porque hace que rocen las cuerdas vocales. Lo correcto cuando no nos sale la voz es dar un trago de agua que aclare la garganta.
 
- No susurrar: Al hablar sin usar nuestra voz del todo crea tensión en la laringe. La voz debemos usarla correctamente. A veces cuando tenemos la voz algo tocada tendemos a susurrar, ya que nos parece mas sencillo hablar de esta manera, pero lo correcto es no hablar y si hablamos, debemos hablar bien, con normalidad.
 
- No gritar: Uno de mis problemas es que hablo demasiado alto, pero la verdad es que es algo que me cuesta mucho controlar. Por otro lado, debemos evitar hablar en sitios ruidosos.
 
- No hablar rápido: Hablar rápido nos crea tensión y por lo tanto es algo que deberíamos evitar, pero este, también, es uno de mis grandes problemas con la voz. Hablo a una velocidad bastante rápida y me cuesta mucho controlarlo.
 
- No comer caramelos de menta: Al contrario de lo que pensamos, los caramelos de menta son malos para nuestra garganta, ya que secan la mucosa que necesitamos tener para que todo funcione correctamente. Los caramelos de fresa, por ejemplo, son mejores para este propósito.
 
- Respirar y hablar de forma adecuada: Es importante controlar la respiración y hablar de una forma adecuada, esto es lo que a base de ejercicios, aprendí en la rehabilitación.
 
Hay muchos consejos más, pero estos son los principales y los que yo seguí. Ahora intento llevarlos a cabo también, pero a veces “me despisto”. Eso sí, en cuanto noto que mi voz empieza a fallar pongo todos en práctica, creedme, perder la voz es algo por lo que se puede pasar muy mal.
 
Así que, ¡a cuidarnos la voz!